Nueva presidencia del BID debe priorizar estándares socioambientales y de derechos humanos en consultas de salvaguardas

  • Además, se inicia la segunda fase de consulta del BID de políticas sociales y ambientales

Lima, 16 de julio de 2020.- Ante el anuncio del Gobierno de Estados Unidos de la candidatura de Mauricio J. Claver-Carone a la presidencia del Grupo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), diversas voces de la región han mostrado su inconformidad. En una declaración firmada por los ex mandatarios Ricardo Lagos, Fernando Henrique Cardoso, Julio María Sanguinetti, Juan Manuel Santos y Ernesto Zedillo, manifiestan su reticencia a la mencionada postulación al considerarla un quiebre al compromiso original (tradición no escrita) de una presidencia latinoamericana en institución financiera.

“Con la propuesta de Estados Unidos (USA) para elegir a un presidente de dicho país, se estaría quebrando este pacto y desequilibrando el peso para la toma de decisiones; pues actualmente, el método de votación se basa de acuerdo al capital de cada país, lo que deja a Estados Unidos con el mayor porcentaje de votos en la Asamblea de Gobernadores, si a esto le sumanos la presidencia alineada a los intereses estadounidenses, abiertamente lejana a los derechos de las minorías se generaría un riesgo en la gobernanza del Banco, y por lo tanto para lograr un verdadero desarrollo sostenible que respete los derechos humanos en la región», indicó Denisse Linares, especialista de Derecho Ambiente y Recurso Naturales (DAR).

Desde 2019, el BID viene implementando un proceso de revisión de sus marcos de política socioambiental (MPAS), el pasado 6 de julio se presentó el segundo borrador de salvaguardas por lo que quien asuma la dirección del banco debe tener una visión y comprensión de los procesos que afronta la región, así como el mismo documento del MPAS. 

Entre las principales demandas de las organizaciones indígenas como la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (COICA) y la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep) se encuentran que no se condicione la identificación de los pueblos indígenas al reconocimiento por parte de terceros, se precisen explícitamente los contenidos del Convenio 169 de la OIT, como por ejemplo, la consulta libre, previa e informada de los pueblos indígenas, el consentimiento en caso de reasentamiento involuntario; el reconocimiento de los protocolos de consulta desde los pueblos indígenas, y medidas específicas para los pueblos indígenas en aislamiento y contacto inicial, entre otros aspectos. Asimismo, se incorpore los estándares del Acuerdo de Escazú, primer tratado en materia de protección de las y los defensores ambientales e indígenas, que se encuentra en proceso de ratificación por parte de los Estados de América Latina y el Caribe.

«El cambio de la presidencia del BID en el siguiente mes implica asumir la visión y perspectivas de quien asuma el cargo, el cual incluye el conocimiento sobre los desafíos de desarrollo que enfrenta la región, su experiencia en el trabajo con países de América Latina y el Caribe, requisito crucial para el momento que no toca vivir, en medio de constantes protestas demandando el reconocimiento, respeto y garantía de derechos fundamentales; así como  los desafíos frente al fuerte golpe económico post pandemia”, agregó la especialista DAR.

La segunda y última fase del proceso de consulta pública se desarrollará de forma virtual por 30 días. Para enviar sugerencias y comentarios deben remitirse al correo BID-MPAS@iadb.org  a más tardar el 5 de agosto de 2020.

Foto: Daniel Lobo.